¿Y qué pasa si nos permitimos un día ser improductivas?